Biblioteca de aprendizaje médico

Última actualización: 2020-06-17

Guía de SVCA para la fiebre por dengue

Guía de SVCA para la fiebre por dengue

El dengue es una enfermedad emergente de importancia para la salud pública, actualmente existen dos quintos de la población mundial en riesgo de infección. Es una infección viral transmitida por mosquitos, principalmente por la picadura de una hembra infectada de la especie Aedes aegypti (figura1) y la especie Aedes albopictus.

Existen cinco serotipos del virus: DENV-1, DENV-2, DENV-3, DENV-4 y DENV-5. Una persona infectada por alguno de los serotipos es inmune de por vida contra esa cepa específica, pero no estará protegida contra los otros serotipos.

Mosquito Aedes aegypti

Figura 1. Aedes aegypti es el vector que porta el virus.

Transmisión del virus del dengue

Los mosquitos son necesarios para la transmisión del virus; no se puede transmitir directamente de persona a persona. Un mosquito que transmite el virus se conoce como vector o portador de la enfermedad.

Sin embargo, no todos los mosquitos transmiten la enfermedad, solo aquellos que previamente han mordido a una persona infectada (figura 2). Una vez que un mosquito se infecta, permanece infectado y puede continuar propagando el virus durante toda su vida, que es aproximadamente de 3 a 4 semanas.

En humanos, hay dos períodos de interés cuando se trata de transmisión: el período de incubación, que marca el inicio de los síntomas; y el período de latencia, el período entre la infección y el momento en que la persona puede transmitir la enfermedad.

El período de incubación (4-10 días) proporciona una estimación del período de latencia, ya que la mayoría de los individuos se vuelven infecciosos dentro de las primeras 24 horas previas o posteriores al inicio de los síntomas. Una vez infecciosa, la persona puede transmitir la enfermedad, a través de los mosquitos Aedes, durante 4-5 días (con un máximo de hasta 12 días).

Mosquito Aedes aegypti

Figura 2. Ciclo de transmisión del dengue: Un mosquito sano pica a un humano infectado con dengue y se infecta con el virus. Luego, el mosquito infectado pica a un humano sano y transmite el virus. El ciclo comienza nuevamente.

Presentación de la enfermedad

Después del período de incubación inicial, aquellos que se han infectado con el virus del dengue pueden ser asintomáticos o pasar por tres formas de la enfermedad:

De acuerdo con el Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) (2016) hasta el 75% de todas las infecciones por DENV son asintomáticas, es decir, no tienen signos ni síntomas clínicos de la enfermedad.

Cuando la infección por dengue es sintomática se presenta comúnmente como un cuadro febril inespecífico, leve o moderado, agudo; sin embargo, hasta el 5% de las infecciones por dengue progresan a un cuadro grave y potencialmente mortal como la fiebre hemorrágica por dengue (DHF) y el síndrome de shock por dengue (DSS).

Las formas graves generalmente se manifiestan después de una fase febril de 2 a 7 días y suelen ir precedidas de signos de alarma.

Los síntomas del dengue

personas que experimentan síntomas de dengue

Debido a que los primeros hallazgos clínicos no son específicos, saber cómo reconocer los signos de alarma de una infección grave puede reducir el riesgo de mortalidad entre los pacientes con dengue grave.

Fiebre indiferenciada

La fiebre indiferenciada puede simular cualquier otra enfermedad febril aguda; ya que no cumple con los criterios de definición de dengue. Es de difícil diagnóstico con un examen físico y pruebas de rutina. A menos que se realice una prueba específica de serología o en suero para identificar al virus, el diagnóstico sigue siendo desconocido.

Fiebre por dengue con o sin hemorragia

La fiebre por dengue es la forma más común y menos grave de la enfermedad. Comienza con fiebre elevada que generalmente dura entre 3 y 5 días, y se acompaña de los siguientes síntomas:

Fiebre Hemorrágica por Dengue (DHF) o Síndrome de Choque por Dengue (SCD)

La tercera presentación clínica es la Fiebre Hemorrágica por Dengue (DHF), que puede progresar a Síndrome de Choque por Dengue (SCD). Los primeros síntomas de DHF son similares a los de la fiebre por dengue no grave, pero 5-7 días después del inicio de los síntomas estos suelen empeorar, siendo los siguientes:

La progresión más grave de la enfermedad es el choque hemorrágico por dengue, también conocido como síndrome de choque por dengue. Se caracteriza por hipotensión severa causada por hipovolemia, o disminución del volumen sanguíneo, en relación con deshidratación severa e insuficiencia circulatoria.

Durante el estado de choque, la disminución de la temperatura puede ser engañosa ya que pudiese malinterpretarse como un signo de mejoría, cuando en realidad este es el período crítico en el que el personal de salud debe estar más atento. Sin el manejo adecuado e inmediato, su tasa de mortalidad es superior al 20%; Sin embargo, este no es el escenario más común.

La CDC ilustra las tres fases de la DHF en la figura 3, que incluyen:

personas que experimentan síntomas de dengue

Figura 3. Fases de infección que resultan en DHF (CDC, 2014).

Epidemiología

El dengue es una enfermedad que se ha extendido a lo largo del tiempo. Actualmente, está presente en 128 países sobre todo en áreas tropicales y subtropicales de todo el mundo (figura 4). En las últimas 4-5 décadas la incidencia de la enfermedad en el mundo ha aumentado significativamente.

Los casos de dengue no se reportan y muchos de éstos se clasifican erróneamente.

Se estima que cada año se producen 390 millones de casos de dengue, de los cuáles 96 millones tienen manifestaciones clínicas. Cada año, aproximadamente 500,000 personas presentan dengue severo; una gran proporción de estos casos son niños.

Alrededor del 2.5% de todos los casos resultan en fatalidad.

Mapa mundial que traza casos de dengue

Figura 4. Riesgo de infección por dengue a nivel mundial. El color rojo indica mayor riesgo de infección.

¿Estás planeando viajar a América Central o del Sur? ¿Asia? ¿África?

Antes de viajar a áreas donde el dengue es endémico, es importante tomar ciertas precauciones:

Entre finales de 2015 y principios de 2016, el uso de la primera vacuna contra el dengue, Dengvaxia (CYD-TDV) o Chimerivax, fue aprobada en varios países para personas de 9 a 45 años que viven en Zonas endémicas. El descubrimiento de DENV-5 y otras cepas similares en el futuro puede dificultar aún más la Iniciativa de la vacuna contra el dengue.

Hay otras vacunas vivas atenuadas que se encuentran actualmente en fases de desarrollo y ensayos clínicos. En la actualidad, la OMS solo recomienda la vacuna contra el dengue en áreas donde los datos indican una alta carga de enfermedad.

¿Qué pasa si contraigo dengue durante mi viaje?

Si se sospecha de infección por dengue, debe asistir al médico que se encuentre en la región que está visitando lo antes posible.

Actualmente, no existe un tratamiento específico para la enfermedad, pero la detección temprana y la atención médica oportuna reducen las tasas de mortalidad por debajo del 1%.

Dentro del manejo, se pueden suministrar líquidos orales e intravenosos, para prevenir la deshidratación, y el acetaminofén se usa para tratar la fiebre elevada. Es crucial evitar tomar aspirina, ibuprofeno o naproxeno, ya que estos fármacos pueden aumentar los problemas de sangrado.

La condición generalmente dura una semana o más y normalmente no es mortal.

Si se enferma durante su viaje, debe considerar extender su estadía hasta que se recupere por completo.

Después de su viaje

Si desarrolla síntomas similares a la infección por dengue, es importante que acuda a su médico para descartar la enfermedad. Puede confundir los síntomas con una enfermedad aguda o gripe, pero recuerde que si viene de una zona endémica de dengue, es posible que estos síntomas puedan indicar la presencia de la infección por dengue. Sin embargo, no es de alarmarse, con los cuidados, el manejo médico, el descanso y la hidratación adecuados, puede recuperarse en unos pocos días.

Paciente con fiebre del dengue

SVCA prepara a los profesionales de la salud a brindar atención médica que salve vidas y a identificar cualquier proceso de enfermedad a través de diversos patrones. Las H’s y T’s son una parte esencial del SVCA que sirven como indicadores de causas reversibles de un paro cardíaco. Por lo que la infección por dengue es una posible, aunque rara, toxina a considerar.

Referencias

https://www.who.int/mediacentre/factsheets/fs117/es/

https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC4297835/

https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC3097561/#st1

https://journals.plos.org/plosone/article?id=10.1371/journal.pone.0050972

https://www.passporthealthglobal.com/mx/medicina-del-viajero/prevencion-de-dengue/

https://www.amse.es/index.php?option=com_content&view=article&id=86:dengue-epidemiologia-y-situacion-mundial&catid=42:inf-epidemiologica&Itemid=5

© 2007 Nature Publishing Group Adaptado de Whitehead, S. S. et al. Perspectivas de una vacuna contra el virus del dengue. Nature Reviews Microbiology 5, 518-528 (2007). Todos los derechos reservados.

https://www.healthmap.org/dengue/en/

https://wwwnc.cdc.gov/travel/yellowbook/2016/infectious-diseases-related-to-travel/dengue

https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/19052309

https://www.laizquierdadiario.com/Dengue-Argentina-atraviesa-su-peor-epidemia

https://www.who.int/mediacentre/factsheets/fs117/en/

Ultima revisión y actualización por el Jun 17, 2020

Es médica general y trabaja en un laboratorio de virología e inmunovirología, buscando la respuesta arboviral en modelos celulares.

¿Te resultó útil este artículo