Biblioteca de aprendizaje médico

Actualización sobre el COVID-19: Debido a que algunas personas enfermas de COVID-19 pueden presentar síntomas similares a los del dengue, un diagnóstico erróneo puede ocasionar un retraso en la atención médica en zonas donde el dengue es endémico. Erupciones en la piel, náuseas, vómitos y fiebre son síntomas de ambas afecciones.

Última actualización: 2020-10-08

La pandemia global por COVID-19, que originó diversas advertencias sobre distanciamiento social y el conocido “quédate en casa” alrededor del mundo. Los coronavirus son una familia de virus que infectan tanto a personas como a animales y que van desde el resfriado común hasta insuficiencia respiratoria y renal. Este artículo discutirá la historia y los síntomas del nuevo coronavirus.

La historia del nuevo coronavirus

La pandemia por coronavirus 2019 (COVID-19) fue causada por el nuevo coronavirus tipo 2 del síndrome respiratorio agudo severo (SARS-CoV-2), un virus que puede ocasionar malestar respiratorio agudo grave e inclusive complicaciones médicas importantes.

¿Qué es el coronavirus?

Científicos descubrieron por primera vez al coronavirus humano en 1965 después de que este ocasionó resfriado común en ciertas poblaciones. Los investigadores denominaron a esta familia de virus por su apariencia de corona. Siete de estos coronavirus son infecciosos en humanos, mientras que otros infectan a animales. El SARS-CoV-2 no es el primer coronavirus en propagarse, ya que otros tipos conocidos también los han hecho, incluyendo el SARS y el MERS.

¿Qué es el Síndrome Respiratorio Agudo Severo (SARS)?

El SARS por sus siglas en inglés, es una enfermedad respiratoria que surgió en el sur de China en 2002 y se propagó rápidamente a otros países. Después de su propagación, 8.000 personas se infectaron en 28 países y 774 murieron.

¿Qué es el Síndrome Respiratorio del Medio Oriente (MERS)?

El MERS por sus siglas en inglés, comenzó en Arabia Saudita en 2012 y afectó a los que vivían o viajaban a Oriente Medio. De los 2.500 casos, 858 personas murieron. Aunque se descubrió que a pesar de que el MERS era menos contagioso que el SARS, era más mortal. El MERS causó no sólo síntomas respiratorios, sino que también insuficiencia renal.

¿Dónde se originó el COVID-19?

Los médicos identificaron la enfermedad por primera vez en Wuhan, Hubei, China, en diciembre de 2019. Los científicos creen que el origen y la evolución de COVID-19 se derivan de secuencias similares al SARS que se aislaron en murciélagos. Inicialmente, los virus encontrados en murciélagos se recogieron en Zhoushan, en la provincia china de Zhejiang, entre 2015 y 2017.

Dado que el COVID-19 se diagnosticó por primera vez en puestos del mercado de mariscos del sur de China en Wuhan, lo más probable es que infectara a huéspedes intermediarios como el pangolín (fuente). Por otra parte, es común que en estos mercados maten a los animales salvajes vivos. Los recintos cerrados y posiblemente insalubres permitieron que los virus intercambiaran huéspedes y posiblemente mutaran a una forma que comenzó a infectar a los seres humanos. Sin embargo, no había murciélagos en el Mercado de Wuhan, y a pesar de esto, la enfermedad continuó propagándose de persona a persona.

El 21 de enero de 2020, el primer caso confirmado ocurrió en los Estados Unidos, y fue un hombre de unos treinta años que vivía en Washington y había viajado recientemente a Wuhan. Mientras que los Estados Unidos empezaban a temer por el manejo del sistema de salud, en otros países como Japón, Tailandia, Italia y Corea del Sur también notificaron casos. El 30 de enero de 2020, la Organización Mundial de la Salud calificó al nuevo coronavirus como una pandemia mundial (fuente). De hecho, el nuevo coronavirus se convirtió oficialmente en COVID-19 hasta el 11 de febrero de 2020.

A finales de febrero, los estados de los Estados Unidos estaban informando sobre la transmisión en la comunidad. Los casos de COVID-19 ya no se limitaban a aquellos que habían tenido contacto con enfermos conocidos o personas que habían viajado fuera del país y en marzo de 2020, las instancias gubernamentales comenzaron a responder con recomendaciones para limitar las reuniones, la distancia social y el aislamiento en casa (fuente).

Con pruebas adicionales, en Estados Unidos se determinó que las muertes y las infecciones por COVID-19 comenzaron antes de lo que se había establecido y debido a que esta pandemia mundial no tiene precedentes, es crucial entender la naturaleza de la enfermedad.

¿Por qué es preocupante la pandemia por COVID-19?

La enfermedad por COVID-19 se propaga de persona a persona por medio de gotas respiratorias expulsadas cuando una persona enferma tose o estornuda. Estas gotitas pueden caer en la boca o la nariz de las personas cercanas (alrededor de seis pies). Este virus se propaga rápidamente debido a su naturaleza contagiosa. Aunque el distanciamiento social y el uso de mascarillas de tela se han implementado como técnicas para detener la propagación, la enfermedad sigue transmitiéndose de persona a persona.

Otra preocupación es la presentación de los síntomas. En algunas personas, los niveles de oxigenación en sangre pueden alcanzar niveles bajos, pero parecen respirar aparentemente con normalidad. Con estas presentaciones atípicas, puede ser un desafío tratar a los pacientes adecuadamente o saber cuán enfermos están (fuente).

Otro punto por considerar es que todavía hay mucho que no se sabe sobre este nuevo coronavirus, sobre todo en aquellos que están inmunocomprometidos o aquellos con otras condiciones de salud ya que presentan mayores índices de mortalidad.

Otro aspecto preocupante de la enfermedad es el “síndrome inflamatorio multisistémico pediátrico”. En este, los niños experimentan una presentan un cuadro de COVID-19 que comparte ciertos síntomas de Kawasaki o el Síndrome de Shock Tóxico y puede resultar en la muerte (fuente). La enfermedad de Kawasaki es un síndrome raro pero grave que los niños experimentan después de una infección viral que puede resultar en la muerte.

Aunque puede ser fácil luchar contra el miedo y la tristeza cuando al enfrentarse a lo desconocido de esta enfermedad, es importante centrarse en lo que se puede hacer. Tomar medidas como lavarse las manos constantemente o después de tocar superficies, no se tocarse la cara y quedarse en casa si sesiente enfermo. Si va a salir, mantenga su distancia y limite sus viajes. Mantenerse positivo y conectado durante este tiempo es una de las mejores armas que tenemos para promover la salud mental. La CDC publicó una lista de las medidas que podemos tomar para proteger nuestra salud física.

Enlaces internos:

https://pacificmedicalacls.com/acls-online-library-all-about-oxygen.html

Enlaces externos:

https://www.cdc.gov/coronavirus/2019-ncov/index.html

Ultima revisión y actualización por el Oct 8, 2020

Es médica general y trabaja en un laboratorio de virología e inmunovirología, buscando la respuesta arboviral en modelos celulares.

¿Te resultó útil este artículo